img187

Foto: Atardecer desde Tel Aviv.

Inicio

Mensajes

  Publicaciones

Adoración

Radio

 

Claro Como Cristal

 

Introducción.

La siguiente visión fue escrita originalmente en el Idioma Inglés hace ya más de cien años, según entiendo. Aunque desconozco el nombre del autor, sí reconozco la Voz de mi amado Señor YESHUA en ella.

 Esta visión es acerca de los tiempos del fin y el comienzo de ella (si es que existió) está omitido, por lo cual no es una completa pauta de todos los acontecimientos que se avecinan. Por otro lado la visión si relata, a partir del momento que comienza, cronológicamente hasta la eternidad los acontecimientos del “tiempo del fin” lo cual es una maravillosa revelación la cual hemos anhelado por mucho tiempo.

Si está esperando que esta visión concuerde completamente con la interpretación de los tiempos del fin que usted posee, este libro no es para usted. Una de las razones por la cual esta visión fue dada es justamente para corregirnos mostrándonos la verdad.

 Le pido por favor que ore al Maestro YESHUA cada vez que no entienda algo, le aseguro que una oración honesta va a recibir respuesta.

Quiero también hacer hincapié en que esta es una traducción, y por lo tanto tiene errores e interpretaciones y limitaciones que son inevitables a pesar de que este trabajo fue hecho con oración y temor de Yhuh. Le pido a YESHUA que sea Su Espíritu Santo el que les entregue el mensaje sin errores.

 

 

 

 

Notas.

·       Me gustaría hacer notar que existen dos ocasiones en que el significado de la palabra en Inglés utilizada creo no corresponde a el sentido que se le da hoy, estas son los términos planetas y mundos los cuales en un Inglés del Reino de hoy creo se habría utilizado el término “esferas celestiales”.

·       Elohim es el Dios Todopoderoso que se menciona en Génesis 1:1.

·       Yhuh son las letras originales del nombre mencionado por primera vez en Génesis 4:26.

·       Tora es la palabra que Elohim utiliza en las Escrituras para referirse a lo que llamamos los cinco libros de Moisés, esto significa instrucciones.

 

Lo invito a sumergirse en la maravillosa visión que YESHUA ha revelado para esta hora.

 

El Traductor.

 

 

Claro Como Cristal

 

 

Y vi ángeles apresurados hacia y desde el cielo, descendiendo a la tierra y de nuevo ascendiendo al cielo, preparando para el cumplimiento de un evento importante. Luego vi otro poderoso ángel con la misión de descender a la tierra y unir su voz con la del tercer ángel y dar poder y fuerza a su mensaje. Gran poder y gloria fueron impartidos al ángel y a medida que descendía la tierra fue iluminada con su gloria, la luz que emitía este ángel penetraba en todas partes a medida que gritaba poderosamente con una voz fuerte; Babilonia la grande esta cayendo, esta cayendo y se ha vuelto la habitación de diablos y un agujero de cada espíritu falso y una jaula de todo pájaro inmundo y odioso.

El mensaje de la caída de Babilona que fue dado por el segundo ángel, era repetido con adicional mención de la corrupción que ha estado entrando las Iglesias. El trabajo de este ángel entraba en el tiempo correcto uniéndose a el último gran trabajo del mensaje del tercer ángel a medida que el manifestaba con un grito. Y el pueblo de Yhuh son los que están lo mejor preparados para estar de pié en la hora de la tentación que pronto encontrarán. Vi la gran luz reposando sobre ellos y se unían a proclamar sin miedo el mensaje del tercer ángel.

Ángeles fueron enviados a ayudar  el poderoso ángel desde el cielo y escuché voces que parecían sonar en todas partes. Salid de ella pueblo Mío para que no seáis parte de sus pecados, para que no recibáis de sus plagas, porque sus pecados han llegado al cielo, y Yhuh ha recordado sus iniquidades. Este mensaje parecía ser en adición al tercer mensaje uniéndose tal como el llamado de la medianoche se unía al mensaje del segundo ángel. La gloria de Yhuh descansaba sobre los pacientes santos que esperaban y ellos dieron sin miedo el la última advertencia solemne proclamando la caída de Babilonia y llamando al pueblo de Yhuh a salir de ella para que escapen de su caída espantosa. La luz que reposaba sobre los que esperaban penetraba en todas partes y aquellos en las iglesias que tenían algo de luz, los cuales escucharon y no rechazaron los tres mensajes, obedecieron la llamada y dejaron las caídas iglesias. Muchos habían llegado a acumular años de responsabilidad desde que estos mensajes habían sido dados y la luz se mostró sobre ellos y fueron privilegiados de elegir la vida en vez que la muerte.

Algunos escogieron la vida y se unieron a aquellos que buscaban a su Señor y mantenían todos Sus mandamientos.

El tercer mensaje fue el hacer Su obra, todo trabajo siendo probado. Y los valiosos debían de ser llamados a salir de los cuerpos religiosos. Una fuerza empujaba a los honestos mientras la manifestación del poder de Yhuh trajo temor e freno sobre los parientes y amigos no creyentes, te tal forma que no pudieron ni tuvieron el poder, de reprimir a aquellos que sentían trabajo del Espíritu de Yhuh sobre ellos, el último llamado fue incluso llevado a los pobres esclavos. 3:33 min

Y los justos entre ellos liberaron su canción de gozo sublime a la víspera de su  gozosa liberación.

Sus superiores no pudieron controlarlos, miedo y perplejidad los mantenía en silencio, grandes milagros eran manifestados, los enfermos eran sanados y señales y milagros seguían a los creyentes. Yhuh estaba obrando y cada santo, sin temor a las consecuencias, seguía la convicción de su propia conciencia y unidos con aquellos que mantenían todos los mandamientos del Altísimo con poder hacían sonar en todas partes el tercer mensaje, vi que este mensaje terminaría con poder y fuerza excediendo con creces el grito de la noche.

Siervos de Yhuh equipados con poder desde lo alto con sus rostros resplandecientes y brillantes con una santa consagración salieron adelante a proclamar el mensaje del cielo, almas que estaban esparcidas sobre todo el cuerpo religioso respondieron al llamado y los preciosos fueron sacados de la caída de las iglesias tal como Lot fue sacado de Sodoma antes de su destrucción. Las gentes de Yhuh fueron fortalecidos con excelente gloria que reposaba sobre ellos en una rica abundancia y los preparaba para resistir la hora de la tentación. Escuché por todas partes multitud de voces diciendo; aquí está la paciencia de los santos, aquí están aquellos que mantienen los mandamientos de Yhuh y la fe de YESHUA.

Se me mostró abajo en el tiempo cuando el tercer ángel estaba finalizando, el poder de Yhuh que reposó sobre su pueblo, ellos cumplieron su trabajo y estaban preparados para la hora de la prueba que estaba delante de ellos, ellos habían recibido la refrescante lluvia tardía desde la presencia de Yhuh y el vivo testimonio había sido revivido.

La próxima gran advertencia sonó en todas partes, y sacudió y enfureció a los habitantes de la tierra que no aceptaron el mensaje. Vi ángeles de prisa hacia y desde el cielo y un ángel con un tintero de escritorio en de un cuerno a su lado retornó desde la tierra y dio aviso a YESHUA de que su trabajo había sido terminado y los santos había sido contados y sellados. Después vi a YESHUA que había estado ministrado en frente del Arca que contenía los mandamientos, tiró el incensario, levantó sus manos y con una voz fuerte dijo “Está hecho” y todas las huestes de ángeles bajaron sus coronas mientras YESHUA hizo la declaración solemne: “Aquel que sea injusto déjenlo ser injusto todavía, y aquel que es sucio déjenlo ser sucio todavía, y aquel que sea justo déjenlo ser justo todavía, y aquel que sea santo déjenlo ser santo todavía”. 

Cada caso había sido decidido para vida o muerte, mientras YESHUA había estado ministrando en el santuario el juicio había estado transcurriendo para los justos que estaban muertos y después para los justos que estaban vivos. YESHUA había recibido Su reino habiendo hecho expiación por su pueblo y removido sus pecados, el asunto del reino había sido cumplido, las bodas del cordero habían sido consumadas y el reino y las riquezas del reino bajo todo el cielo había sido dadas a YESHUA y a los herederos de la salvación y YESHUA iba a reinar como Rey de reyes y Señor de señores. Cuando YESHUA salía del lugar santísimo escuché el sonido de las campanillas en Sus vestiduras y mientras salía una nube de oscuridad cubrió a los habitantes de la tierra. No existía ya mas mediador entre el hombre culpable y un Elohim ofendido.

Mientras YESHUA había permanecido de pié entre Yhuh y el hombre culpable, un obstáculo existió sobre la gente, pero una vez que El había salido de entre el hombre y el Padre, el obstáculo se había removido y satán tenia el completo control sobre los que finalmente no se habían arrepentido. No fue posible que la plaga fuera derramada mientras YESHUA ministraba en el Santuario, pero después de que su trabajo había terminado, después de que Su intercesión había terminado, no existía nada que detuviera la ira de Yhuh y se derramaba con furia sobre las cabezas sin protección de los pecadores culpables, los que había traspasado la salvación y odiado corrección.

En aquél temible tiempo, después de que finalizó la mediación de YESHUA, los santos vivían a la vista de un Elohim Santo sin un intercesor, cada caso era decidido, cada joya contada. (8:04 min)

YESHUA se detuvo un momento en la parte exterior del Santuario en los Cielos, y los pecados que habían sido confesados cuando el estuvo en el lugar santísimo fueron puestos sobre satán, el originador del pecado, el cual debe de sufrir su castigo. Entonces vi a YESHUA dejando sus ropas de sacerdote y vistiéndose con sus ropas mas royales, sobre Su Cabeza habían muchas coronas, una corona sobre otra corona, rodeado de huestes angelicales Él dejó el Cielo.

Las plagas caían sobre los habitantes de la tierra, algunos acusaban a Yhuh y lo maldecían, otros corrieron a las gentes del Elohim y les suplicaban que les enseñasen a como escapar Sus juicios pero los santos no tenían nada para ellos, la última lágrima por pecador ya había sido derramada, la última oración agonizante ofrecida, la última carga llevada, la última advertencia entregada, la dulce voz de misericordia ya no existía mas invitándoles. Cuando los santos y todo el cielo estuvieron interesados en la salvación de ellos, ellos no estuvieron interesados, la vida y la muerte había sido puesta delante de ellos, muchos desearon la vida pero no hicieron ningún esfuerzo para obtenerla, ellos no eligieron la vida. Pero ahora ya no existía más la sangre de expiación para limpiar al culpable, ni un Salvador compasivo para rogar por ellos y decir; guárdalos, guarda al pecador un poco mas…

 Todo el Cielo se había unido a YESHUA mientras escuchaban la temibles palabras “Está hecho”, “Ha finalizado”. El plan de salvación ha sido cumplido, pero pocos han elegido aceptarlo, a medida que la voz dulce misericordiosa perecía, miedo y  horror afectaban al impío, con una terrible claridad ellos escucharon una voz que decía; “demasiado tarde, demasiado tarde”. Aquellos que había rechazado la Palabra de Yhuh corrían apuradamente entrando y saliendo, de mar a mar y de Norte a Este, buscando la Palabra del Señor y el ángel dijo, no la encontrarán, existe una hambruna en la tierra, no una hambruna de pan o una sed de agua para beber sino de escuchar la Palabra del Señor. Que es lo que no darían por escuchar una Palabra de aprobación de Yhuh, pero no. Ellos deben de tener hambre y sed por ellas, día tras día ellos traspasaron la salvación alabando las riquezas y placeres del mundo mas altamente que los tesoros celestiales, ellos rechazaron a YESHUA y despreciaron a los santos, el sucio debe permanecer sucio todavía. Muchos de los impíos estaban encolerizados mientras sufrían los efectos de las plagas, era un pecado de una temible agonía. Padres reprendían amargamente a sus hijos e hijos a sus padres, hermanos a sus hermanas y hermanas a sus hermanos, fuertes lamentos y gritos se escuchaban en todas direcciones; ¡fuiste tu el que me impediste ver la verdad  la cual podría haberme salvado de esta hora horrenda! La gente se volvió en contra de sus ministros con amargo odio y reprendían los diciéndoles; tu no nos advertiste, tu nos dijiste que todo el mundo seria convertido y diría paz, paz para calmar todo miedo que brotaba, tu no nos dijiste nada acerca de esta hora, y aquellos que nos advirtieron tu declaraste eran fanáticos y hombres malos que nos arruinarían.

Pero vi que tampoco los ministros escaparon a la ira de Yhuh, sus sufrimientos eran diez veces mayores que el que cayó sobre sus gentes. Vi a los santos dejando las ciudades y  villas y asociándose con los otros en compañías y viviendo en los lugares más solitarios, ángeles les proveían de comida y agua, mientras los impíos sufrían de hambre y sed.

Entonces vi a los hombres líderes de la tierra planeando juntos y al enemigo y sus ángeles ocupados alrededor de ellos, vi un escrito, copias de este fueron distribuidas por diferentes partes de la tierra dando ordenes  de que si los santos no dejan su peculiar fe, las gentes deben de esperan cierto tiempo para matarlos. Pero en esta hora de prueba los santos estaban tranquilos y compuestos, confiando en Yhuh y reposando en Sus promesas de que una vía de escape va ha ser abierta para ellos, en algunos lugares antes del tiempo de que el decreto fuera ejecutado los impíos corrían hacia los santos para matarlos pero ángel en la forma de hombres de guerra lucharon contra ellos, satán deseaba tener el privilegio de destruir a los santos del Altísimo pero YESHUA puso a Sus ángeles cuidándolos a ellos.

Yhuh era honrado haciendo un pacto con aquellos que mantenían Su Tora a la vista de los incrédulos que deambulaban alrededor de ellos y YESHUA seria honrado mediante la transformación de ellos sin que vieran muerte, a los fieles que vigilaban esperando pacientes a Él, por tan largo tiempo.

Pronto vi a los santos sufriendo gran angustia ellos parecían estar rodeados por los impíos habitantes de la tierra, todos estaban en contra de ellos, algunos comenzaron a temer que finalmente, Yhuh se había ido dejándolos que perecieran en las manos de los impíos. Pero si sus ojos hubieran sido abiertos ellos se verían rodeados de los ángeles del Altísimo.

Entonces vino una multitud de encolerizados impíos, con ángeles malvados sobre ellos apresurados en contra de los santos para matarlos, pero antes de que pudieran aproximarse al pueblo de Yhuh los impíos debían de traspasar la compañía de poderosos santos ángeles, esto era imposible. Los ángeles del Altísimo les causaban retroceder y también causaban que los ángeles malvados que los presionaban se cayeran de espaldas, era una hora de temible terrible agonía para los santos, día y noche clamaban a Yhuh por liberación, a apariencia de ellos no existía posibilidad de escape. Los impíos ya había comenzado a tratar de descubrir; “por que vuestro Dios no te libera de nuestras manos, porque no subes y salvas tu vida”. Pero los santos no lo hicieron, tal como Jacob ellos luchaban con Elohim. Los ángeles los deseaban liberar, pero ellos debían de esperar un poco mas, las gentes de Yhuh debían de beber de la copa y ser bautizados con este bautismo.

Los ángeles, fieles para confiar en ellos, continuaron su vigilancia, Yhuh no dejaría que su Nombre fuera despreciado entre los incrédulos, el tiempo pronto vendría en donde el manifestaría su poderoso poder y gloriosamente liberaría a los santos para la gloria de Su nombre. Él liberaría a cada uno de aquellos que esperaban a Él, aquellos cuyos nombres estaban escritos en el libro.

Fui llevado de vuelta al fiel Noé cuando la lluvia descendió y el diluvio vino, Noé y su familia entraron en el arca y Elohim los encerró dentro. Noé había fielmente advertido a los habitantes del mundo pre-diluvio , mientras ellos se burlaron de él y lo rebajaron,  y cuando las aguas descendía sobre la tierra y uno después del otro se ahogaban; ellos desearon aquella arca, de la cual hicieron tanta burla, que se levantaba segura sobre las aguas preservando a Noé y su familia. En la misma forma yo vi al pueblo de Yhuh que fielmente había advertido al mundo de su ira venidera serian liberados. Yhuh no permitiría que el impío destruyera a aquellos que esperaban transformación y no se había postrado al decreto de la bestia ni recibieron su marca. Vi que si los impíos hubieran sido permitidos de matar a los santos, satán y todos sus huestes malas y todos aquellos que odian a Elohim habrían sido gratificados y qué triunfo habría sido para majestad satánica tener poder en la última final prueba sobre aquellos que han esperado tanto para abrazarlo a aquel que aman. Aquellos que se burlaron de la idea de que los santos ascenderían  presenciaban en cuidado que Yhuh tenía sobre Su pueblo y la gloriosa liberación.

 A medida que los santos dejaron las ciudades y villas eran advertidos por los impíos los cuales amenazaban con matarlos, pero las espadas que eran levantadas para matar las gentes de Yhuh se rompían y caían tal como inofensiva paja. Ángeles de Elohim blindaban a los santos mientras ellos clamaban día y noche por liberación, finalmente su clamor llegó ante el Señor.

 Fue a medianoche cuando Yhuh decidió liberar a Su pueblo. Mientras los impíos estaban burlándose entre ellos de pronto el Sol apareció brillando con toda su fuerza y la luna se detuvo, los impíos miraron esta escena con admiración mientras los santos irrumpían en canticos de gozo que se entregaban por su liberación. Señales y prodigios siguieron rápidamente uno después del otro, todo parecía salido de su curso natural los ríos se detuvieron, negras y densas nubes chocaban una contra otra, pero existía un solo lugar con manifiesta gloria.

 Una vez que llegó la voz de Yhuh tal como mucha aguas sacudiendo los cielos y la tierra, hubo un fuerte terremoto, las tumbas fueron abiertas y aquellos que habían muerto y aquellos que habían muerto en fe bajo el mensaje del tercer ángel salieron de su muerte desde la tierra glorificados para escuchar el pacto de paz que Yhuh iba a hacer con aquellos que habían mantenido Su Tora.

El cielo se abría y cerrada, estaba en conmoción. Una montaña tembló como una caña, y el viento esparcía piedras despedazadas por todas partes, el mar hervía como en una olla y expulsaba piedras sobre la tierra y Yhuh habló, el día y la hora de la venida de YESHUA a entregar el pacto eterno con Su pueblo, Él habló una frase y luego pausó. A medida que las palabras rodaban por la tierra, el Israel de Elohim estaba de pié con sus ojos fijos hacia lo alto escuchando las palabra que venían de la boca de Yhuh y rodaban por la tierra como la cubierta del mas poderoso trueno, era terriblemente solemne, al final de cada frase los santos gritaban gloria! aleluYah!

Sus semblantes eran levantadas con la gloria de Yhuh y parecían con gloria tal como lo hizo el rostro de Moisés cuando descendió del Sinaí. Los impíos no los miraban debido a la gloria, y cuando la bendición sin fin era pronunciada sobre aquellos que habían honrado a Elohim y mantenido Su Shabat santo, el séptimo milenio el día del Señor, había un poderoso grito de victoria sobre la bestia y sobre su imagen.

Entonces comenzó el jubileo cuando la tierra debía descansar, vi a los justos  esclavos levantarse en victoria y triunfo y sacudirse las cadenas que los ataban mientras sus impíos jefes estaban en confusión sin saber que hacer, porque el impío no podía comprender la palabra de la voz del Altísimo. Pronto apareció la gran nube blanca sobre la cual estaba el hijo del hombre. Cuando primeramente apareció en la distancia la nube parecía muy pequeña, el ángel dijo que era la señal del hijo del hombre. A medida que se acercaba a la tierra, podíamos contemplar la excelente gloria de la majestad de YESHUA mientras arribaba para conquistar, una comitiva de santos ángeles con coronas brillantes resplandecientes lo escoltaban en Su camino. No existe lengua que pueda describir la gloria de la escena. La nube viviente de majestad e insuperable gloria vino mas cerca y pudimos contemplar la amorosa persona de YESHUA, el no tenia una corona de espinas sino una corona de gloria reposaba sobre su santa frente, sobre su pecho y Su muslo estaba el nombre escrito Rey de reyes y Señor de señores, Su semblante era brillante tal como el sol del medio día, Sus ojos eran como llamas de fuego y Sus  pies tenían la apariencia de fino bronce, Su voz sonaba como muchos instrumentos musicales, la tierra temblaba ante Él.

Los cielos se retiraban como un rollo cuando es enrollado y cada montaña e isla era movida de su lugar y los reyes de la tierra y los hombres grandes y los ricos y los capitanes principales y los hombres fuertes y todo sirviente y todo hombre libre se escondieron en las guaridas y en las rocas de las montañas y decían a las montañas y montes caed sobre nosotros y escondernos del rostro de aquel que está sentado en el Trono y de la ira del Cordero porque el gran día de su ira ha llegado y quien podrá estar de pie? aquellos que un corto tiempo atrás hubieran destruidos los fieles hijos de Elohim en la tierra, ahora presenciaban la Gloria de Yhuh que reposaba sobre ellos, y en medio de todo su terror escuchaban la voces de los santos en fuerte gozo diciendo; “este es nuestro Elohim, a Él esperábamos y nos salvará!”,  la tierra fue sacudida fuertemente mientras el Hijo del hombre  llamaba a los santos que dormían, ellos respondían al llamado y venían vestidos de gloriosa inmortalidad diciendo; victoria, victoria sobre la muerte y el sepulcro! ¿O muerte donde está tu aguijón, o sepulcro, donde está tu victoria?

Después de esto los santos que vivían y los que habían sido resucitados levantaron sus voces en un largo transportador grito de victoria, aquellos cuerpos que habían descendido a los sepulcros llevando marcas de enfermedades y muerte se levantaron en salud inmortal y mas grandes, los tantos que vivían son cambiados en un momento en un pestañear son llevados hacia arriba con los que había resucitado y juntos se reunían con el Señor en el aire, ¡oh que gloriosa reunión! Amigos a los cuales la muerte había separado eran unidos para nunca mas separarse en cada lado de la nube existían alas y debajo habían ruedas vivientes y a medida que el carruaje se movía las ruedas clamaban; “santo” y a medida que las alas se movían clamaban; “santo” y la comitiva de ángeles santos alrededor de la nube clamaba santo, santo, santo el Señor Elohim Todopoderoso, y los santos en la nube clamaban “Gloria, AleluYah” y el carruaje los llevó a la Ciudad Santa.

Antes de entrar en la ciudad los santos fuero ordenados en un cuadrado perfecto y YESHUA en el centro, la majestuosa silueta de Su amorosa semblante podía ser vista por todos en este cuadrado. Entonces vi un gran número de ángeles trayendo de la ciudad gloriosas coronas, una corona para cada santo con su nombre escrito sobre ella. A medida que YESHUA pedía las coronas ángeles se las presentaban y con su propia mano derecha, el amoroso YESHUA ponía las coronas en las cabezas de los santos. De la misma manera los ángeles trajeron las arpas y YESHUA también se las presentó a los santos. Los ángeles líderes primero tocaron una nota y entonces cada una de las voces se elevaron en una gran alabanza llena de gozo y cada mano delicadamente se movía sobre las cuerdas de las arpas enviando así melódica música, rica y perfecta.

Después vi a YESHUA liderar la compañía hacia la puerta de la ciudad Él los invito a entrar e invito a las naciones que había mantenido la verdad a entrar. Dentro de la ciudad existía todo lo que puede ser deseable de ser visto, gran gloria ellos veían por todas partes. Entonces YESHUA miró a Sus redimidos santos, sus semblantes irradiaban gloria y a mediada que enfocaba sus ojos hacia ellos Él dijo con Su rica voz musical; recuerdo la tribulación de mi alma y estoy satisfecho. La rica gloria es de ustedes, esta rica gloria es de ustedes para disfrutar eternamente, los sufrimientos de ellos habían finalizado ya no existirá mas la muerte, no sufrimiento ni llanto, ni existirá ya mas el dolor. Vi a la multitud redimida postrarse y tirar sus resplandecientes coronas a los pies de YESHUA  y después mientras sus amorosas manos las recogían, ellos tocaban sus arpas de oro y llenaban todo el cielo con su rica música y canticos para el Cordero.

Entonces vi a YESHUA dirigiendo a Su pueblo al árbol de la vida y nuevamente escuché Su amorosa voz, más rica que cualquier música que haya escuchado todo oído humano, diciendo; “las hojas de este árbol son para la sanidad de las naciones comed de ellas todos”. En el árbol de la vida había el fruto más hermoso del cual los santos podía toma libremente. En la ciudad existía el mas glorioso Trono desde el cual corría el mas puro río de aguas de vida claro como cristal a los lados de este río estaba el árbol de la vida y en los costados del rio existían otros hermosos árboles que daban frutos que eran buenos para comer. Las lenguas todas unidas son demasiado inadecuadas para tratar de describir el cielo.

A medida que esta escena se presenta ante mi en esta visión, yo me pierdo en impresión, llevado por el  esplendor sobrecogedor y excelente gloria, dejo mi lápiz y digo, o que amor que esplendoroso amor, la mas gloriosa lengua fracasa en describir la gloria de los cielos o la incomparable profundidad del Amor del Salvador.

Mi atención fue nuevamente llevada a la tierra, los impíos había sido destruidos y sus cuerpos muertos estaban repartidos en su superficie, las ira de Elohim  y las siete ultimas plagas habían visitado a los habitantes de la tierra causándoles morder sus lenguas del dolor y maldecir a Elohim. Los falsos pastores habían sido  objetivo específico de Su ira, sus ojos fueron consumidos en sus cuencas y sus lenguas en sus bocas mientras estuvieron de pié.

Después de que los santos habían sido liberados por la voz de Yhuh, la multitud de los impíos torno su ira hacia ellos mismos, la tierra parecía estar llena de sangre y cuerpos muertos habían de un extremo a otro, la tierra parecía un desolado desierto, ciudades y villas destruidas por el terremoto yacían como montículos, montañas había sido movidas de sus lugares dejando grandes cavernas, piedras rotas expulsadas por el mar o por los tornados yacían en toda su superficie grandes árboles había sido sacados con sus raíces y yacían esparcidos sobre la tierra, aquí iba a ser la casa de satán y todos sus malvados ángeles por mil años. El sería confinado a subir y bajar por la rota superficie de la tierra y ver los efectos de su rebeldía en contra de la Tora de Yhuh por mil años, el podrá disfrutar de los frutos de la maldición que el produjo, limitado a la tierra solamente no tendrá el privilegio de ir a otras esferas celestiales a tentar y molestar a aquellos que no habían caído.

 Durante este tiempo satán sufre extremadamente, desde su caída sus malvados caminos han estado en constante ejecución, pero el fue separado de todo su poder y es dejado para reflexionar acerca de toda la parte que él había tomado desde su caída y esperar la sacudida y terror del terrible futuro que él debe sufrir por todo el mal él que había hecho, ser castigado por todos los pecados que el había causado que se cometieran.

Escuché sonidos de triunfo de los ángeles con los santos redimidos que sonaban como decenas de miles de instrumentos musicales porque ya no serían mas molestados o tentados por satán y porque los habitantes de otras esferas celestiales  fueron liberados de su presencia y su tentaciones.

Entonces vi tronos y YESHUA y los redimidos se sentaron en ellos y los santos reinaron como reyes y sacerdotes para el Altísimo, YESHUA en unidad con Su pueblo juzgó a los impíos muertos comparando sus actos con los estatutos de la Palabra de Elohim y decidieron cada caso de acuerdo a lo que fue hecho al Cuerpo.  Entonces establecieron sobre los impíos las porciones que debían de sufrir de acuerdo a sus obras y fue escrito frente a sus nombres en el libro de la muerte.

 satán también y sus ángeles fueron juzgados por YESHUA y sus santos, el castigo para satán era mucho mas grande que el de aquellos a los cuales el había engañado, su sufrimiento excedía grandemente el de ellos a tal punto que no se podía comparar, después de que todos aquellos a los cuales había engañado perecieron, satán debía de vivir todavía y sufrir mas tiempo.

Después de que el juicio de los impíos había finalizado al final de los mil años YESHUA salió de la ciudad y los santos y huestes angelicales lo siguieron. YESHUA descendió en una gran montaña la cual inmediatamente cuando sus pies la tocaron se espació y se transformó en una planicie. Entonces miramos hacia arriba y vimos la ciudad hermosa con doce cimientos y doce puertas, tres a cada lado y un ángel en cada puerta, y gritamos; la ciudad, la gran ciudad desciende de Elohim desde los cielos! y descendió en todo su esplendor brillante gloria y se estableció en la gran planicie que YESHUA preparó. Entonces YESHUA y toda la compañía de santos ángeles y todos los santos redimidos dejaron la ciudad, los ángeles rodearon a su Comandante y lo escoltaron a lo largo de Su camino y la línea de santos redimidos los siguió.

Entonces en temible y terrible majestad YESHUA llamó a los impíos muertos y ellos salieron con el mismo cuerpo enfermo y malvado con que había muerto. Que espectáculo, que escena, en la primera resurrección todos salieron con inmortal belleza, pero en la segunda las marcas de la maldición son visibles en todos, los reyes y hombres nobles de la tierra, los simples y bajos, los conocedores y los ignorantes, salieron todos juntos. Todos presenciaban al Hijo del hombre, y los mismos hombres que lo rechazaron y se burlaron de Él, que pusieron la corona de espinas sobre sagrada frente y que le pegaron con cañas, lo presenciaban a Él y toda Su majestad real. Aquellos que escupieron al Él en la hora de su juicio, ahora se volvían de Su mirada penetrante y de la gloria de Su semblante, aquellos que pusieron los clavos en sus manos y pies ahora veían las marcas de Su crucifixión,  aquellos que atravesaron la lanza en Su costado presenciaban las marcas de sus crueldades en Su Cuerpo y ellos conocen que Él es el mismo que habían crucificado y se habían burlado de Él cuando el expiraba en agonía. 

Entonces de ellos salía un gran llanto de agonía mientras huían para esconderse de la presencia del Rey de reyes y Señor de señores todos buscaban esconderse en las rocas para protegerse de la terrible gloria del que una vez ellos rechazaron  y rodeados del dolor de Su majestad y excelente gloria ellos a una levantaban sus voces y con una terrible claridad clamaban “bendito es el que viene en el Nombre del Señor”. Entonces YESHUA y sus santos ángeles acompañados de todos los santos nuevamente fueron a la ciudad y las amargas lamentaciones y llantos de destrucción de los impíos llenaban el aire.

Entonces vi a satán de nuevo comenzar su trabajo, y distribuía sobre los malvados y hacia que los débiles se fortalecieran y les dijo que él y sus ángeles eran poderosos y les decía a los incontables millones que habían resucitado. Había poderosos guerreros y reyes que eran diestros para la batalla y que habían conquistado muchos reinos, había poderosos gigantes y hombres valientes que nunca habían perdido una batalla. Estaba el orgulloso y ambicioso Napoleón, que había causado a reinos temblar, estaban de pié hombres de gran estatura, que habían tenido digno entierro, que habían caído en batalla mientras estaban sedientos por conquistar a medida que salían de sus sepulcros ellos continuaron con sus deseos de conquistar. Ellos poseían el mismo deseo de conquistar que gobernaba sobre ellos cuando cayeron, satán consultó con sus ángeles y luego con aquellos reyes y conquistadores y fuertes hombres, después, miró sobre este gran ejercito y les dijo que la compañía en “la ciudad” era pequeña y débil y que ellos podía subir y tomarla y sacar sus habitantes y poseer sus riquezas y gloria para ellos. Satán tuvo éxito en engañarlos y todos inmediatamente comenzaron a preparase para la batalla, existían muchos diestros hombres en este gran ejercito y ellos construyeron todo tipo de instrumentos de guerra.

Entonces vino satán a la cabeza, la multitud avanzaba, reyes y guerreros  lo seguían de cerca y la multitud los seguía en compañías, cada compañía tenia su líder y orden se observaba a medida que marchaban sobre dañada superficie de la tierra hacia la Santa Ciudad. YESHUA cerró las puertas de la ciudad y este gran ejercito la rodeó y se pusieron vestiduras de batalla esperando el conflicto mas temible.

Entonces YESHUA se apareció de nuevo a Sus enemigos alto sobre la ciudad, sobre la fundación de oro pulido estaba Su trono alto y sublime sobre este Trono sentado el Hijo de Elohim y rodeándolo estaba los de Su reino, el poder y la majestad de YESHUA ninguna lengua lo puede expresar, ni pintura puede mostrar, la gloria del Padre Eterno estaba rodeando al Hijo. El brillo de Su presencia llenaba la ciudad de Elohim y fluía afuera mas allá de las puertas inundando la tierra entera con su radiar, cerca del Trono estaban aquellos que una vez fueron celosos por satán pero que fueron sacados del fuego tal como carbones encendidos y han seguido al Salvador con profunda intensa devoción. Cerca estaban aquellos que habían sido perfeccionados en el medio de mentiras e infidelidad, aquellos que honraron la Tora de Elohim cuando el mundo cristiano la declaró anulada y los millones de todos los tiempos que fueron que fueron asesinados por su fe y mas allá la gran multitud que ningún hombre puede contar de todas naciones y pueblos, en frente el Trono y en frente del Cordero vestidos con ropas blancas y palmas en sus manos. Sus batallas ya finalizaron, sus victorias ganadas, ellos corrieron la carrera y alcanzado el premio, sobre las ramas de palmas en sus manos está el símbolo de su triunfo, las ropas blancas y un emblema de la sin mancha justicia de YESHUA la cual es ahora de ellos.

Los redimidos levantaron una canción de alabanza que se repetía y repetía a través de todas las secciones de los cielos; “salvación a nuestro Padre que está sentado en el Trono y al Cordero” y ángeles unían sus voces en adoración mientras los redimidos presenciaban el poder y la maldad de satán. Ellos veían, como nunca antes que ningún poder, salvo YESHUA, los podía hace conquistadores.

 En todo aquel trono no existía ninguno que pudiera atribuir salvación a si mismo, como si hubieran prevalecido por su propio poder y su propia bondad, nada se decía de lo que ellos había hecho o sufrido sino que lo que cada canción llevaba, la esencia de su himno era “salvación a nuestro Elohim y al Cordero”.

Y en la presencia de los habitantes de la tierra y los cielos reunidos tiene lugar la final coronación del Hijo del hombre, y ahora investido con suprema majestad y poder, el Rey de reyes pronuncia Su sentencia sobre los rebeldes y ejecuta justicia sobre aquellos que traspasaron Su Tora y oprimieron a Su pueblo.

Dice el profeta de Elohim, vi un gran Trono blanco y Él que se sentaba en él, que del rostro de Él la tierra y el cielo huyeron y ya no fue encontrado mas lugar para ellos y vi a los muertos pequeños y grandes de pie en frente a Yhuh y los libros fueron abiertos y otro libro fue abierto que es el libro de la vida y los muertos fueron juzgados de acuerdo a lo que estaba escrito en los libros. Inmediatamente después de que los libros de registro fueron abiertos y los ojos de YESHUA miran a los impíos, ellos son consientes de cada pecado que hayan cometido, ellos ven como sus pasos se separaron del camino de pureza y santidad. Cuan lejos el gran orgullo y rebelión los condujo a violar la Tora de Elohim, las tentaciones seductoras que los animaron a hacer parte de los pecados, las bendiciones pervertidas, los muchos detenidos a través de los duros corazones sin arrepentimiento, todo apareció como escrito en letras de fuego.

Sobre el Trono estaba revelada la Cruz y como en una vista panorámica apareció la escena de la tentación de Adán y caída; y los exitosos pasos en el plan de la redención; él nacimiento humilde del salvador; Su vida con simpleza y obediencia; Su inmersión  en el Jordán; el ayuno y la tentación en el desierto; Su ministerio público abriendo para el hombre las bendiciones mas preciosas del cielo; los días coronados con obras de misericordia; las noches de oración y vigilia en la soledad de la montañas; el complot de envidia; odio y malicia el cual produjo sus efectos; la horrenda misteriosa agonía en Getsemaní bajo el aplastante peso del pecado de todo el mundo; Su traición a las manos de la multitud asesina; los temibles eventos de aquel la noche de horror, dejado por sus mas amados discípulos, rudamente dirigido por las calles de Jerusalén; el Hijo del hombre manifiestamente presentado ante Anás llevado al palacio del sumo sacerdote y el juicio de Pilato ante el cruel Herodes; burlado, insultado, torturado y condenado a morir. Todo esto es vívidamente presentado en esta vista panorámica y ahora ante esta multitud son reveladas las escenas finales; el apasionado sufrimiento dirigiéndose al Calvario; el Príncipe del Cielo colgado de una cruz; el sacerdote orgulloso y la burladora multitud despreciando su agonía; la oscuridad sobrenatural; la tierra removida y las rocas partiéndose; las tumbas abriéndose señalando el momento cuando el  Redentor del mundo entregó Su vida; el horrible espectáculo apareció tal como fue, satán, sus ángeles y sus gentes no tienen poder para no mirar la imagen de sus propias obras, cada uno de los actores recuerda la parte que el actuó; Herodes que mató los niños inocentes de Belén para poder destruir al Rey de Israel; Herodías, que sobre esta alma culpable reside la sangre de Juan el Bautista; el débil sirviente de aquel tiempo Pilatos; los soldados que se burlaban; los sacerdotes y los gobernantes y las masas disgustadas que gritaban Su sangre sea sobre nosotros y nuestros hijos; todos presenciaban la inmensidad de su culpa. Ellos vanamente trataban de esconderse de la divina grande majestad de Su semblante, mostrando la gloria del Hijo (o sol), mientras los redimidos tiraban sus coronas a los pies del Salvador diciendo; “el murió por mi”. En el medio del trono de los apóstoles de YESHUA, el fiel Pedro; el amado y amador Juan y los verdaderos hermanos de corazón.

Y con ellos la vasta multitud de asesinos fuera de los muros con toda vileza y cosa abominable de aquellos que los habían perseguido y matado. Estaba Nerón aquel monstruo de crueldad y injusticia viendo el gozo y la exaltación de aquellos que un día torturó y que en sus extremos sufrimientos encontró delicia satánica, su madre allí presenciando el resultado de su propia obra, viendo como un malvado carácter era traspasado a un hijo, las pasión y influencias animadas por su ejemplo, desarrollaron fruto en crímenes que causaron que el mundo se sacudiera, habían líderes religiosos, sacerdotes y prelados que clamaron ser embajadores del Mesías, pero que utilizaron la tortura, los calabozos y estacaron para controlar la conciencia de la gente; habían orgullosos pontificios que se habían exaltado a si mismos sobre Elohim y presumieron cambiar la Tora del Altísimo. Aquellos pretenciosos padres de la Iglesia, dando cuenta a Yhuh en aquel día en el cual no existirá excusa. Muy tarde ellos pueden ver que Él que todo lo conoce es celoso de Su Tora y que de ningún modo va ha limpiar al culpable, ellos aprenden ahora que YESHUA se identifica con el sufrimiento de Su pueblo y ellos sienten la fuerza de Sus propias Palabras, tal como tu hayas hecho a uno de estos pequeñitos de mis hermanos lo has hecho a Mi.

El completo mundo impío de pié ante Yhuh bajo los cargo de de gran traición en contra del Gobierno del Cielo. Ellos son sin escusa y la sentencia de muerte eterna es anunciada en contra de ellos, es ahora evidente para todos que los caminos del pecado no son noble independencia ni vida eterna, sino esclavitud y ruina y muerte. Los impíos ahora ven lo que han desechado mediante sus vidas de rebeldía, la gloria mucho mas grande y eterna fue desechada cuando fue ofrecida a ellos, pero cuan deseable ahora parece. Todo esto, claman las almas perdidas, podría haber tenido pero decidí poner estas cosas lejos de mí, que amor mas extraño he elegido desechar paz, alegría y honor por vileza, infamia y desesperación. Todos ven que la exclusión de ellos del cielo es justa, en sus vidas declararon, no dejaremos que este YESHUA reine sobre nosotros. Como en un trance, los impíos miran la coronación del Hijo del hombre, ellos ven en sus manos las tablas de la divina Tora, los estatutos que ellos habían despreciado y transgredido, ellos presenciaban la pronunciación de la maravillosa adoración que ascendía de aquellos salvos.

Ahora, mientras las ondas de las melodías cubrían la ciudad todos con una sola voz exclamaban; “maravillosas son tus obras o Señor Elohim Todopoderoso, justos y verdaderos son tus caminos, tú, Rey de los santos” y postrados ellos adoraban el Príncipe de Vida. satán parecía paralizado mientras presencia la gloria y majestad de YESHUA, el que fue alguna vez un querub gobernante, recordando el tiempo de su caída, un brillante querub hijo de la mañana, cuan cambiado, cuan degradado, satán ve que su rebelión intencional lo hace inapropiado para el Cielo, el cambió su poder para luchar contra Elohim. La pureza paz y armonía del cielo seria para el suprema tortura, sus acusaciones en contra de la gracia y misericordia de Yhuh están silenciadas ahora, el reproche que el puso en contra de Yhuh cae solo sobre él, y ahora satán se postra y confiesa la justicia de su sentencia. Toda interrogante de verdad o error, la larga controversia, es aclarada. La justicia de Yhuh se manifiesta justificada ante todo el mundo. Es claramente presentado el sacrificio hecho por el Padre y el Hijo para bien del hombre, la hora ha llegado y YESHUA ocupa su justa posición y es glorificado sobre todo principado y poder y sobre todo nombre que es nombrado.

Ahora en esta escena satán se somete a reconocer la justicia de Elohim y se postra ante la supremacía de YESHUA, su carácter permanece sin cambiar el espíritu de rebeldía como un torrente fuerte nuevamente sale lleno de cómo confusión, el determina no aceptar la gran controversia. La hora ha llegado para hacer la última desesperada lucha en contra del Rey del Cielo, él entra en medio de sus gentes para incitarlos a la furia, para levantarlos a una batalla inmediata. Pero de todos los incontables millones a los cuales el ha llevado a rebelión no existían ya mas que reconocieran su autoridad, su poder ha terminado. Los impíos están llenos del mismo odio a Elohim que inspiraba a satán pero ellos ven que sus casos están perdidos, que ellos no pueden superar a Yhuh y en aquellos que había sido su gente engañosa, su enojo se torna en contra de satán, con la furia de demonios ellos lo atacan a él en esta escena final de problemática universal.

Entonces son cumplidas las palabras de los profetas. La indignación del Señor es sobre todas las naciones con furia sobre todos sus ejércitos, destruyéndolos y enviándolos a morir, sobre los impíos hará llover carbones encendidos, fuego y azufre y una horrible tempestad que será la porción de sus copas.

Fuego desciende de Elohim desde los cielos, la tierra se abre, las armas escondidas son ahora mostradas en la muerte manifestada, llamas devoradoras aparecían de cada hueco, las rocas se encendían, el día ha llegado ardiente como un horno, los elementos se derriten con gran calor, la tierra y las obras que hay en ellas son quemados, el fuego de Tofet es preparado para el rey y jefe de la rebeldía, la pila es profunda y grande y el aliento del Señor como un rio de azufre. La superficie de la tierra parece una masa encandecerte, una vasto lago de fuego. Es el tiempo del juicio y castigo de los hombres impíos, el día de la venganza del Señor, el año de recompensas, de controversia de Sión, los impíos reciben su paga.

 En la tierra, ellos deben de ser cenizas y el día que viene los consumirá dice el Señor de los ejércitos. Algunos son destruidos en un momento mientras otros en días todos castigados de acuerdo a sus obras. Los pecados de los justos han sido transferidos satán el originador del mal, el cual debe de llevar la penalidad, entonces el debe sufrir no solo por su propia rebeldía sino por todos los pecados que el ha causado cometer a la gente de Elohim, su castigo debe ser mucho mas grande que el de aquellos a los cuales el ha engañado. Después de todo ellos perecieron y cayeron debido a su engaño, el debe vivir y sufrir.  En las llamas los impíos por lo menos son destruidos raíz y rama, satán la raíz, sus seguidores las ramas.

La justicia de Elohim es satisfecha y los santos y todas las huestes angelicales clamaban con una voz fuerte “así sea”. Mientras la tierra está envuelta en el fuego de venganza de Elohim, los justos reposan seguros en la ciudad, entre ellos los que tuvieron parte en la primera resurrección la segunda muerte no tiene poder, mientras Yhuh es para el impío un fuego consumidor el es para su pueblo un sol y un escudo.

Y miré y vi un cielo nuevo y una nueva tierra, porque el primer cielo y la primera tierra habían pasado, el fuego que consumió al impío purificó a la tierra, cada rastro de la maldición fue barrido. Incluso ningún infierno que arde ardientemente puede resistir ante la tremenda ardiente consecuencia del pecado. Un solo recuerdo va ha quedar nuestro Redentor para siempre llevará las marcas de la crucifixión sobre su cabeza herida sus manos y pies están las únicas señales que el cruel pecado ha producido.

O torre del rebaño, fortaleza de la hija de Sión bajo ti va ha venir incluso el primer dominio, el reino entregado por el pecado, YESHUA lo ha rescatado y los redimidos van ha poseerlo con Él. Los justos heredaran la tierra y la poseerán y habitaran en ella para siempre.

Un miedo religioso de hacer la heredad de los santos una cosa material llevo a muchos a espiritualizar la misma verdad que nos lidera a ver la nueva tierra como nuestra nueva casa. YESHUA declaró a sus discípulos que el iría a preparar mansiones, para ellos aquellos que aceptaron las enseñanzas de la Palabra de Yhuh no serán completamente ignorantes acerca de la residencias celestiales, y también Pablo el apóstol declara, lo que ojo no ha visto ni oídos han escuchado ni tampoco ha entrado en el corazón de hombre, las cosas que Yhuh ha preparado para aquellos que lo aman, lengua humana no es capaz de describir la recompensa del justo.

Sera solo mostrado solo a aquellos que lo reciben, ninguna mente finita puede comprender la gloria del Paraíso del Altísimo, en las Escrituras la herencia de los santos el llamada un campo allí el gran Pastor guía a fuentes de aguas vivas, el árbol de la vida da su fruto cada mes y las hojas son para el servicio de las naciones, hay ríos fluyendo eternamente claros como cristal y a los lados arboles meciéndose dan su sombra sobre los senderos preparados para los redimidos del Señor. Allí las anchas blancas planicies llegan a las colinas de hermosura, y las montañas de Elohim llegan a hasta las cumbres. En aquellas pacificas planicies a los costados de aquellos ríos vivos la gente de Yhuh se maravillaran, encontraran un hogar.

Existe una nueva Jerusalén teniendo la gloria de Elohim, una luz tal como la mas preciosa piedra, incluso como una piedra de jaspe, claro como cristal. Dice el Señor me gozaré en Jerusalén y disfrutaré en mi gente, el Tabernáculo de Elohim está ahora con el hombre y Él habitará con ellos y ellos serán Su pueblo y Él será su Elohim y Yhuh secará toda lágrima de sus ojos y no habrá ya mas muerte no lamento, ni llanto, ni tampoco habrá ya mas dolor porque las cosas antiguas ya pasaron. En la ciudad de Elohim ya no habrá mas noche, nadie necesitara ni le faltará reposo, no existirá ya mas cansancio en hacer la voluntad de Yhuh y ofrecer alabanzas a Su nombre, sentiremos para siempre la frescura de la mañana y nunca estaremos ni cerca de que esta se termine y no necesitan velas no luz del sol porque el Señor Elohim les da luz. La luz del sol será superada por una radiación que no es dolorosa pero infinitamente sobrepasa el brillo de nuestro mediodía la gloria de Yhuh y el Cordero inundan la ciudad con una luz que no desaparece los redimidos caminan en la luz gloriosa, sin sol, de un día perpetuo.

No vi templo allí porque el Señor Elohim Todopoderoso y el Cordero son el Templo de ella, la gente de Yhuh son privilegiados de tener comunión abierta con el Padre y el Hijo. Ahora vemos a través de un vidrio oscurecido, vemos la imagen de Yhuh como reflejada  a través de un espejo en la naturaleza de Su obra y en Su tratar con el hombre, entonces lo veremos cara a cara sin ningún velo ni siquiera fino, estaremos en frente de su presencia y veremos la gloria de su semblante. Allá las mentes inmortales estudiarán con una delicia interminable la maravillas de Su poder creador, los misterios del Amor redentor, no existiría enemigo para engañar para hacer olvidar acerca de Yhuh, cada facultad será desarrollada cada capacidad aumentada.

El recibir el conocimiento no cansarán la mente ni hará exhausta las energías, allí las empresas grandiosas se llevarán acabo, las mas altas aspiraciones alcanzadas, las mas altas ambiciones realizadas y aun aparecerán nuevas alturas para alcanzar, nuevas maravillas para admirar nuevas verdades para comprender. Frescos temas para desafiar la mente el alma y el cuerpo y a medida que los años de eternidad pasen ellos traeran mas revelación de Yhuh y de YESHUA. Así como el conocimiento, progresará también lo hará el Amor, respeto y el gozo a través de toda la eternidad, mientras mas aprendamos de Yhuh mas será nuestra admiración de Su carácter.

Y YESHUA abrió para ellos las riquezas de la redención y las admirables cosas logradas y la gran controversia con satán. Los corazones de los redimidos baten con una fuerte devoción y ellos tocan las arpas de oro con una mano firme y diez mil veces diez mil veces y miles de miles de voces unidas para proclamar el poderoso coro de alabanza y cada criatura que estaba en los cielos y en la tierra y bajo la tierra tal como las que hay en el mar y todo en la tierra dijeron; “bendiciones y honor y gloria y poder a Él que está sentado en el trono y al Cordero para siempre”. Pecar y pecados ya no existen mas, el universo de Yhuh esta limpio y la gran controversia a terminado para siempre “así sea” .

 

¡YESHUA viene pronto, prepárense!

 

 

 

Para la Gloria del Rey de Gloria, YESHUA el Mesías.

 

 

 

 

 

 

         La Promenada en Jerusalén.    

Inicio

Mensajes

  Publicaciones

Adoración

Radio

    Nota: A menos que se indique lo contrario los versos de la Biblia en "azul claro" son tomados de la traducción llamada Reina de Valera 1960 o 1909, las traducciones literales están en  "azul oscuro". El Nombre YESHUA ha sido mantenido en su forma original Hebrea, La palabra Griega “Christos” ha sido mantenida como Mesías su real significado.

(*)  La expresión Jehová ha sido también mantenida en su forma original de cuatro letras Hebreas, esto es en Castellano Yhuh, donde el sonido “U” es la transliteración de la letra Hebrea “Vav”, que YESHUA en Su inmensa misericordia nos ha revelado era la forma antigua de pronunciar.

Este sitio es “copyright-free”. Usted puede bajar, copiar, imprimir y distribuir gratuitamente mientras no se utilice para fines de lucro ni para atacar, ofender o blasfemar o ridiculizar..